NOON afterschool / TACO taller de arquitectura contextual

NOON es un centro educativo infantil de horario vespertino, en el que se imparten talleres, asesorías escolares, y estancia en general. El proyecto  se desarrolló a partir de una identidad corporativa, la cual se adaptó a una construcción preexistente con un presupuesto limitado por tratarse del primer centro en ejecutarse; por lo que el proyecto se divide en 2 etapas constructivas, en donde la primera se resume a intervenciones estratégicas que mejoraran la funcionalidad y la presencia desde la calle, al diseño de áreas exteriores, interiores y de mobiliario de espacios seleccionados ; mismas que en conjunto produjeran sensaciones de profesionalismo, seguridad, orden, creatividad, diversión y pertenencia tanto en los niños, como en los padres y el equipo de trabajo. El objetivo general fue lograr un espacio generador de experiencias sociales y cognitivas reales (no virtuales) en los niños.

La construcción original era una casa que quedó dentro de una zona de oficinas y servicios dentro de la ciudad de Mérida. Ésta se conservó prácticamente en su totalidad. Únicamente se cambió el acceso principal del edificio de manera que creara un pasillo vestibular claro de acceso y evacuación desde y hacia cada uno de los espacios interiores y exteriores del complejo. En exterior se crearon dos accesos nuevos, uno para servicios y otro para el jardín trasero, de manera que reforzaran el control de accesos hacia diversas zonas; el estacionamiento al descubierto del frente se transformó en una plazoleta arbolada para recepción de niños, y se respetó el portón existente por motivos de seguridad; mientras que en la parte trasera se creó un parque infantil y un huerto. En el interior, las recámaras de la casa se convirtieron en oficina administrativa, salón de asesorías y salón de talleres; y el área social se transformó en el área de juegos. La cocina, cuarto de lavado, bodega y baño, se mantuvieron en sus ubicaciones originales; este último se dividió en 2 sanitarios, uno para cada género. Para la segunda etapa quedaron pendientes el cambio de pisos y pavimentos, el interiorismo de las áreas de servicio y el área administrativa, y una pequeña ampliación para una terraza techada en la parte trasera.

Con respecto a la materialidad, en exterior se utilizó un estuco aparente a base de cemento gris, celosía de concreto vibro-comprimido, y los colores corporativos quedaron plasmados en las puertas exteriores. En interiores se utilizó un color neutro claro para muros y puertas, de forma que dominaran los muebles diseñados en maderas naturales combinadas con los colores corporativos. Los gráficos de la marca se plasmaron en los muros interiores y en las bardas exteriores manualmente.